Responsabilidad compartida, solidaridad global: recomendaciones de Naciones Unidas


Fecha: 23 de abril

Fuente: Pacto Mundial


Respondiendo a los impactos socioeconómicos de COVID-19. Puntos clave del informe de NN.UU.

Como parte de las acciones de promoción y haciendo un llamado a la acción de los actores en los diferentes países para enfrentar a la pandemia del COVID-19, Naciones Unidas publicó el informe “Responsabilidad compartida, solidaridad global: una respuesta a los impactos socioeconómicos de la COVID-19”.

A continuación presentamos de manera resumida principales conclusiones para abordar las dimensiones económicas y sociales del impacto que ha provocado esta crisis.

1. Es necesario reforzar la resiliencia de los sistemas de salud para frenar la expansión del virus.

Se identifica la necesidad de reforzar la gestión y movilización de recursos humanos y físicos críticos. Además, señala la urgencia de que se coordine a nivel internacional, fabricación y distinción de equipo médico e insumos que permitan la prevención, así como la desinfección e higienización.

2. Ahora más que nunca, no podemos dejar a nadie atrás.

Enfatiza en el lema y visión que promueve la Agenda 2030, de “no podemos dejar a nadie atrás”, para resaltar su preocupación por la situación que enfrenta los países en vías de desarrollo y como la propagación del coronavirus impactará a nivel económico, especialmente en temas de acumulación de deudas.

3. Llamamiento a una respuesta coordinada a todos los niveles.

Invita a que los diferentes actores del tejido económico y social del mundo y de cada nación a que se integren al intercambio y trabajo de manera unificada. Consideran necesario un enfoque regional que facilite intercambiar mejores prácticas, delimitar las medidas necesarias en los diferentes ámbitos, así como examinar de manera colectiva los efectos de la pandemia.

4. Medidas urgentes para asegurar la supervivencia de las empresas, en especial de pymes y autónomos.

Se resalta en especial el impacto que tendrá para las empresas en términos de pérdidas de empleo, rediseño de sus estructuras y servicios, el cierre parcial o total de algunas, pero de manera especial considera lo que significa para las Pymes y los trabajadores autónomos.

Ante las situaciones anteriormente planteadas el informe ofrece algunas recomendaciones de las cuales puntualizamos las siguientes:

  • Aumentar el apoyo financiero para el sector empresarial.

  • Crear de plataformas de acción conjunta a nivel sectorial e internacional.

  • Impulsar medidas de estímulo innovadoras y coordinadas para todo el sector privado.

5. Recomendaciones para la actuación de las empresas en la lucha contra la COVID-19.

Citamos aquellas recomendaciones puntuales que van dirigidas a los esfuerzos que puede desarrollar el sector privado para enfrentar la pandemia.

  • ¨Ampliar estos esfuerzos a todos los sectores y en todos los países, ya que las empresas pueden aportar sus cadenas de suministro, almacenes, recursos y poder humano para responder a la crisis.

  • Cumplir con las directrices de salud y seguridad y proporcionar amortiguadores económicos a los trabajadores, incluso garantizando la seguridad de los trabajadores y el distanciamiento social y los salarios seguros para los que trabajan desde casa.

  • Proporcionar apoyo financiero y técnico a los gobiernos mediante la contribución al Fondo de Respuesta Solidaria COVID-19.

  • Reorientar sus instalaciones y planes de negocio para centrarse en la satisfacción de las necesidades de esta crisis. Algunos han comenzado a hacerlo; necesitamos muchos más para seguir en la misma línea¨.


Consulte el informe completo aquí.

 

El Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP) es la organización que agrupa a los principales  gremios empresariales y empresas del país. Su misión es promover el sistema de libre empresa, el fortalecimiento institucional, y la diversificación de la economía, impulsando la innovación y la ganancia de productividad. Además aboga por el desarrollo sostenible de la República Dominicana, a través de la acción responsable del sector empresarial.

La Cámara Americana de Comercio de la República Dominicana (AMCHAMDR) es una asociación sin fines de lucro que fomenta un clima de comercio e inversión saludable entre la República Dominicana y los Estados Unidos, así como el desarrollo socioeconómico y profesional de sus más de sus 1,600 socios.

Está afiliada a la US Chamber of Commerce y es miembro fundador de la Asociación de Cámaras Americanas de Comercio en América Latina (AACCLA).

® 2020 CICERD | Diseño y Programación Magik Dominicana